¿PUEDE UN CURSO CAMBIARTE LA VIDA?

¿PUEDE UN CURSO CAMBIARTE LA VIDA?

Todos hemos hecho cientos de cursos.

¿Me permites que te rete? ¿Recuerdas un solo curso que te haya “cambiado realmente la vida”?

Reflexiona unos segundos antes de pasar al siguiente párrafo.

¿Y si te pido que recuerdes un curso, una masterclass de alguien, una charla o un profesor que te haya marcado y que te haya hecho reaccionar?, ¿te viene a la cabeza alguien?, ¿te acuerdas de algún curso en concreto?

Yo sí, recuerdo varios de esos que te tocan la fibra, que vuelves a casa y quieres saber más, quieres “aprender” más, sobre lo que sea que te han contado. De hecho, como me encanta hacer cursos, asistir a conferencias, presentaciones de libros, conocer a gente interesante, etc., tengo una lista enorme de cosas sobre las que “aprender” continuamente.

Déjame todavía que te haga reflexionar un poco más sobre el tema.

Al margen de “querer aprender” sobre algo, ¿recuerdas un curso, una charla, etc, que te haya movido a “entrenar” lo que te han enseñado?

Entendiendo por “entrenar”, a ponerlo en práctica de inmediato, día a día, hasta que lo conviertes en un hábito.

En mi caso sí que lo ha habido, en numerosas ocasiones y es que, desde el principio de mi experiencia profesional tuve la suerte de “tirarme a la piscina” en tantas ocasiones, sin flotador, sin socorrista y a veces hasta sin agua que, lo poco que iba aprendiendo que me era útil en mi quehacer diario, inmediatamente lo incorporaba a mi día a día y entrenaba y entrenaba.

Estamos acostumbrados a hacer cursos, pero ¿ponemos en práctica lo que nos imparten? Podemos culpar a nuestro sistema educativo, o a que lo que aprendes es teoría e imposible aplicar en la práctica, o a que “la empresa te ofrece cursos con temas de siempre o temas de moda, pero ¿está por la labor de estos cambios?, …”

Podemos buscar las excusas que queramos, pero, la respuesta verdadera es la que nos demos a nosotros mismos, ¿lo hemos intentado?, ¿nos hemos atrevido?, ¿nos merece la pena?

El día a día nos come y lo urgente se antepone a lo importante. Y lo importante es que en este mundo cambiante debemos dedicarnos a observar lo que pasa a nuestro alrededor y preguntarnos una y mil veces, ¿lo que hago lo hago así por inercia?, ¿puede haber alguna forma de mejorar esto o aquello? con alguna herramienta nueva e incluso, ¿con alguna que ya conozca y que pueda entrenar hasta convertir en un hábito?

Desde mi propia experiencia, puedo asegurarte que sí, en muchas cosas.

Permitidme compartir con vosotros tres cursos que yo he dado y que, aprendiendo sobre ello, pero sobre todo, entrenando, entrenando y entrenando, sí que me han cambiado la vida, de hecho, me han hecho ser lo que soy a día de hoy, personal y profesionalmente.

1.- Método Harvard de Negociación que di cuando tuve la inmensa suerte de ser miembro mediador en el Instituto de Mediación Laboral de la Comunidad de Madrid.

Utilizar todas y cada una de las herramientas que aprendí, tras años negociando con sindicatos, comités de empresa, facilitando mil temas y mediando en conflictos laborales, he incorporado otras y mejorado todas.

Sigo aprendiendo día a día, ya que negociamos en todos los ámbitos de la vida, ergo, sigo practicando.

Negociar en valores me ha dado también seguridad en las diferentes situaciones vitales a las que me he enfrentado y puedo decir con tranquilidad y humildad que, me ha dado grandes resultados y he cumplido con creces los objetivos marcados.

Y lo más importante, ha afianzado mi relación con diferentes personas e instituciones ya que, el resultado ganar-ganar te permite mirar a los ojos a la otra parte y, desde la posición de iguales y socios, alcanzar el acuerdo que más beneficie a todos.

2.- La Metodología Insights Discovery© que descubrí estando trabajando en Genzyme y que me ha acompañado todos los días de mi vida, la he practicado y practicado en mi ámbito laboral y personal y me ha ayudado y acompañado siempre.

Los que me conocéis y habéis trabajado conmigo, sabéis que así es y que lo he integrado en los programas de desarrollo que hemos hecho juntos como una de las principales herramientas de autoconocimiento, conocimiento de los demás, conexión y comunicación y como un lenguaje único.

Es una excelente herramienta de autoconocimiento que me permitió ahondar en la observación de las actitudes y comportamientos de las personas y las mías propias y cómo, adaptándote a las necesidades de los demás, tu comunicación y relación mejora exponencialmente.

3.- El Curso de Liderazgo y Gestión de Personas de la consultora Krauthammer que me abrió la mente y el entendimiento a miles de pequeñas pero indispensables herramientas que aplico en mi día a día.

Además, al igual que los dos anteriores, tanto me influyó que lo he aplicado en los programas de desarrollo en las diferentes empresas en las que he estado, trabajando competencias del manager y el liderazgo, aplicando los valores y comportamientos básicos, adaptándolo, incorporando o mezclando otras herramientas nuevas y diseñando diferentes programas según las competencias o necesidades de cada empresa, equipo, persona, situación.

Hoy en día, creo que mi pasión de influir en las personas me hace seguir transmitiendo lo aprendido y entrenado, día a día y por eso ahora me dedico a diseñar y crear cursos, ponencias, talleres y jornadas incluyendo lo comentado y muchas otras más habilidades aprendidas y entrenadas. A adquirir nuevos aprendizajes y a incorporarlos a todo lo ya interiorizado y a compartirlo.

Creo en la adaptación de las herramientas a las necesidades puntuales de los clientes para trabajar el cambio o transformación que ellos han decidido como estrategia, por lo tanto:

  • He aprendido a adaptar el método de negociación a diferentes momentos en la vida de una empresa, equipo y persona o circunstancia, ayudando a gestionar el cambio desde la visión ganar-ganar con valores.
  • Me encanta adaptar Insights a las necesidades de la persona, para su desarrollo personal y lo utilizo como mentora, crea una inmediata conexión con el mentee (la persona que recibe la mentoría) y lo simplifica todo al máximo. Además, lo hago divertido.
  • Todo lo aprendido en cuanto a habilidades de Liderazgo y gestión, es la base de mi habilidad en la gestión como responsable de Recursos Humanos, he forjado mis pilares en torno a los valores aprendidos y son un hábito en mí.

Por lo tanto, comparto esta reflexión con vosotros para que seamos conscientes que, ¡claro que sí, un curso te puede cambiar la vida!, hemos de querer aplicar e interiorizar aquello que nos ha tocado o simplemente que nos puede ser útil y ENTRENARLO día a día.

Te cambiará la vida y te demostrará de lo mucho que eres capaz.

¡ATREVETE!

Por | 2017-06-07T13:04:23+00:00 junio 7, 2017|General|Sin comentarios

Deje su comentario